Arva, Pala y Sonda, un Trio Indispensble

Ya ha llegado el invierno y como es normal empiezan a aparecer noticias donde se han visto involucrados  esquiadores, raqueteros o montañeros, unos echos que inexorablemente suceden año tras año, pese a esta  situación es conveniente recordar que frente a ello tenemos ciertas herramientas y  conocimientos que deben compensar o al menos ayudar  paliar los propios riesgos inevitables de la montaña invernal.

Esta Preparación pasa por tres pilares o fundamentos ineludibles:

Formación: es necesario disponer de unos conocimientos  elementales  que nos hagan comprender los mecanismos y funcionamientos de la estructura de la nieve.

Materiales: disponer de un Arva+Sonda+Pala es incuestionable y son las piezas inequívocas de cualquier deportista invernal.

Práctica: parte que consiste en saber usar y utilizar los materiales y conocimientos propios para poder desplazarse con seguridad por terreno nevado y a su vez  saber realizar un rescate de una victima de avalancha.

 Todos estos puntos son conocidos por la gran mayoría de deportistas invernales pero quizá donde más se falla es el aspecto de los Materiales, la razón de esto es bien distinta, por un lado  esta el  componente económico y por otro la falsa creencia que sólo hace falta disponer de alguno de ellos para solventar una actividad con seguridad.

Evidentemente  no se puede obviar el tema económico, estos materiales son caros aunque si lo analizamos  detalladamente es una inversión única que nos dura para casi  toda la vida y es susceptible de ser usada en varias actividades invernales; pero la peor sin duda es la falsa creencia de que con el Arva es suficiente.

Hay que ser consciente que el 99,99% de las personas rescatadas con vida en una avalancha esta sujeta  a la propia intervención de los  propios compañeros, son pocos los casos en que los grupos de rescate organizados pueden sacar a alguien vivo, aunque ésto no tiene que ser un condicionante para avisar, personalmente recomiendo llamar  el 062 en las CCAA que  cuentan con servicios propios de rescate y no con la Guardia Civil. 

Por este motivo vamos a dar unas referencias que nos hagan reflexionar sobre la necesidad de todos estos componentes:

Arva:  hoy el mercado ha evolucionado y los fabricantes nos ofrecen aparatos con una relación precio-calidad inmejorable; me refiero a los modelos 3 antenas, hoy existen varias psoiilidades en estos modelos y no hace falta escoger el Top de la marca que es el recomendable para profesionales, eso sí hoy el disponer de un Arva 3 antenas es casi una obligación, si bien para ser rescatado sólo hace falta una antena para la buscar es imprescindible disponer de uno de ellos.

Pala: podíamos decir que es la pareja inevitable del Arva y representa el 50% del éxito de un rescate, no nos sirve de nada saber donde esta una victima si no somos capaces de desenterrarlo; si nos atenemos a los gráficos de supervivencia vemos que son los 15 mn primeros los que cuenta con el mayor índice de posibilidad de rescatar a una persona viva, por lo que es fácil de entender que si la pala la lleva el enterrado o un compañero que ha quedado lejos de la zona del alud y necesita remontar la situación se complicará enormemente. Otro aspecto es que la pala debe ser resistente y aunque sea una redundancia debe ser capaz de palear, no todo es nieve polvo, la transformación mecánica que sufre la nieve al desplazarse hace que ésta se endurezca de manera rápida convirtiendo la masa final en un cemento duro  trabajoso. No hace falta llevar un modelo de “albañil” existen modelos ligeros y resistentes capaces de palear cualquier tipo de nieve.

Sonda: el último personaje y  quizá el menos interés despierta, sin embargo su función es indiscutible no sólo nos sirve para localizar a la victima en a fase final de la búsqueda sino también nos ayuda a marcar su posición evitando que otros pisen la zona de enterramiento y  destruyan la porosidad de la cavidad de la víctima, su peso es insignificante y su longitud adecuada es la de 240 mm.

No hace falta decir que el rescatador debe comenzar la búsqueda con todo el equipo  en la mano con el fin de evitar demoras o retrasos, el cronometro empieza desde el mismo momento que se desata la avalancha y no para hasta que la victima es rescatada, el disponer de una mochila donde el material de seguridad este en un único compartimento es algo a considerar a la hora de escoger una mochila para una actividad de esquí de montaña.

Mi intención es  concienciar que independientemente  de los materiales usemos, todos debemos tener claro que  estos tres elementos son indiscutibles y deben ser pieza individual de todos los deportistas invernales, con una  salvedad que tan importante es tenerlos como saber usarlos.

El conocimiento y formación son los mejores aliados que tenemos ante un incidente de avalancha, disponer de elementos adicionales  como Airbags, Aqualung son complementos que pueden ayudar a la supervivencia pero que deben complementar a este Trio..

Comentarios

Entradas populares