jueves, 19 de enero de 2017

Corredores por el Valle del Aragón

Parece que ya llego la nieve con ella  el invierno; con estas condiciones parece que en cuanto se estabilice el manto va  a ser un buen momento para poder realizar algunos de los muchos corredores del Pirineo y concretamente algunos del entorno del Valle del Aragón, ideales para empezar o simplemente para disfrutar de un día de escalada con una cómoda aproximación, que no hay que confundir con exenta de riesgos.

Gayolo

Abierto en el invierno del 91 por Josué Martinez y servidor, ubicado en el poco conocido  Circo de Rioseta, el corredor presenta tres tramos el  primero puede ser Mixto IV  ( foto de la apertura) una simple rampa de 60º, se puede hacer R en un árbol a la derecha, luego va una rampa de 45º y último tramo de  65º.

Este corredor da acceso a la zona de Tortiellas  y puede ser una buena opción subir los esquís para luego continuar hacía la Tuca.

Hay riesgo de avalanchas en el acceso al corredor.
El descenso lo haremos por e Paso del Arbolito hacia Rioseta o por la estación de Candanchú.

Intermission



Ubicado en la Riconada de Candanchú y en el Muro de Toritiellas muy evidente y con aproximación por las pistas de esquí hasta la intermedia  del Telesilla.

En este corredor existen parabolt instalados por la EMMOE y aunque puedan quedar ocultos en función de la nieve dan cierto confort.


















La parte más complicada  la encontramos en el L1 si no esta en condiciones y el corto resalte del estrechamiento 85º y con un parabolt.

El descenso lo haremos cómodamente por las pistas de esquí. 



viernes, 13 de enero de 2017

Poqueira, Viento y Cristal

No hay nada mejor que no tener prisa y esperar a que todo se alinee para así tener un buen Karma; no se si sera mi caso pero  en el 50ª aniversario he conseguido culminar las altas cumbres del Estado y la Península, seguro que esto es politicamente incorrecto pues a buen seguro habrá que definir  Estado, península y esas gilipolleces, por cierto no se si gilipolleces es con G ó J seguro que un buen lingüista remunerado afín a los poderes molones  sabrá matizarme.

El caso es que por tener un buen karma alejado del uso hemos podido disfrutar del objetivo marcado que no era otro que disfrutar  de esta cima y si se podía esquiarla.

aLa verdad es que todo fue genial, viento en el acceso y día previo que nos basto para conocer la zona y ver las grandes posibilidades de todo el entorno con sus dificultades pero con un agradable lugar donde poder resguardarte de esta meteo.

Un refugio muy por encima de la media y de eso se bastante, trato agradable y mejor comida; ojalá  fuera habitual por otros lares y se lo que digo sin falta salir de la frontera estatal.
Al final de los tres días previstos pudimos cumplir el objetivo principal y disfrutar de un día espléndido que mereció la pena el viaje y los kilómetros gastados.

Un objetivo modesto pero que  para muchos es más que suficiente, no hace falta ser un machaca para poder disfrutar de manera sosegada de nuestras montañas sin tener que competir con  desniveles ni horas.

Al final lo mejor siempre es la compañía y el entorno. 



lunes, 9 de enero de 2017

Y este año.....


Ezequiel, calor y no pictures

Después de casi un año y medio por estos lares  aún me quedaba escalar por la Cabrera y no era por ganas sino por falta de compis, es lo que tiene llegar a destiempo cuando todos los colegas ya se han paseado por las clásicas y miran a otras rutas.

No problem, sólo hay que esperar para que se alineen los astros y llegue el momento adecuado; como esta claro éste llego y con Rubén, está empezando en la danza vertical, y Raúl, el crack que paradójimente   nunca había escalado allí, me di el gustazo de escalar allí.

Pero no todo podía ser perfecto, el ser un poco despistado nos dejo sin fotos la batería se acabo en el segundo largo y fotos no hay muchas, pero el recuerdo y el calor de este Enero nos ayuda a recordarlo.

Hay muchas reseñas y muy buenas así que no la cuelgo  la info.



En la ruta hubo un 4º que casi se apunta a la cordada.

Como siempre el Climb is Good dio la nota.

Como siempre lo mejor la compañía.





domingo, 1 de enero de 2017

Elegir Piolets, difícil no pero ....

Hay materiales de montaña que no necesitan presentación una de las pocas que cumplen este requisito es el piolet; una herramienta tan antigua  que hay que buscarla en los tiempos anteriores al nacimiento del alpinismo, en esa primera época se le conocía como hacha para hielo y no es hasta que en 1819 Grivel* y Simond en 1820 comercializan los  primeros Piolets de uso exclusivo para montaña,  desde ese momento su evolución no ha parado.




Su uso es anterior a Balmat y Piccard que usaron una especie de basto herrado que se fue transformado poco a poco  en función de los gustos y necesidades de Guías como Croz, por ese motivo  no se puede hablar de un único inventor, poco a poco esta herramienta fue acercándose a los modelos actuales, como dato mencionar que no es hasta 1970 cuando aparece el primer mago metálico.

Pero lo que resulta extraordinario es que lo que en principio era un material único, polivalente apto para todo en nuestros días pasa lo contrario es tanta la variedad de modelos que resulta un auténtico suplicio acertar con el adecuado a nuestras necesidades; lejos queda el ponerle nombre o dejarlo en herencia para la siguiente generación hoy lo “último” es lo que manda y no es para menos puesto que los avances tecnológicos en diseños nos hacen que cada vez sea más sencillo subir por esas pendientes heladas o no tanto.

Estas son un poco las razones por lo que   acertar con el piolet ideal  es algo complicado y se debe en gran medida a la gran especialización  a la que se ha visto sometida esta valiosa herramienta.

Pero antes un poco de info sobre este material.       
                        
El Piolet tiene varias partes: Regatón, mango,  Cruz, hoja y Maza/Pala, verlas en su contexto nos ayudaran  en parte a valorar  la elección.

En cuanto a construcción no hay mucho que decir todos los modelos del mercado son metálicos aluminio en el mango y acero en el resto, eso sí con distintas composiciones en función del modelo; al ser una pieza considerada como EPI, está sujeta a una restrictiva normativa de la UE y por tanto tiene que atenerse  a sus valoraciones; por ello existen distintitas categorías en función de su resistencia en el mango, así podemos encontrar 2 categorías.

B: Presentan una resistencia máxima de 280 kg (aptos sólo para progresión)
T: Presentan una resistencia máxima de 400 kg (aptos para progresión y uso como anclajes de seguridad)
Así pues  lo primero de todo es intentar agrupar  todos los modelos disponibles en categorías, algo que  no puede coincidir con todas las opiniones pero como alguna hay que hacer, pues eso dejo la mía.
Otra parte importante es la hoja en la mayoría de los modelos es mecanizada (cortada a mediada de una pieza de metal) sólo marcas como Grivel siguen apostando por la forja  (hierro fundido en un molde) en sus modelos de gama alta.

Hay otras partes  que  pueden parecer poco importantes pero que no lo son como la Pala o Maza cuyo tamaño o forma puede ser la diferencia entre algo útil o meramente simbólico; el regatón es algo más de lo mismo se le presta poca importancia pero es decisivo en la travesías horizontales sobre pendientes medias o en los descensos.

Pero como todo el problema viene a la hora de establecer las categorías, por ese motivo os dejo la mía, que es una más de las muchas posibles.

·         Piolet de Cascada o Mixto extremo: su forma lo delata y no  da lugar a confusión, diseño ergonómico sin maza/pala con un escaso regatón y con una forma caprichosa. Su uso estaría restringido a cascadas de hielo o mixtos de grado superior a 80º, suele ser de tamaño único y aunque cada vez más se ven en actividades de carácter alpino, lo que es un claro error de seguridad. En el regatón y la cruz presentan un taladro que permite el mosquetoneo, a veces.

·         Piolet Técnico: Presenta también un tamaño único (50 cm) su abanico de uso es más amplio que los anteriores aunque en terrenos por debajo de los 50º no cumplen muy bien sus cometidos al depender en estos terrenos mucho de la altura del usuario, tienen maza, pala y un regatón válido para su uso en vertical; las hojas son intercambiables, en algunos casos  las piezas de apoyo para la mano ubicadas en el regatón resultan poco adecuadas en travesías horizontales con pendientes medias o en los descensos, sin contar que en algunos modelos el regatón es mínimo . En el regatón y la cruz presentan un taladro que permite el mosquetoneo.

·         Piolet de Travesía ligero: Muy de moda en los ambientes de esquí de montaña; sus características serian peso inferior a 500 gr con medidas de 55 a 45 cm , todo fabricado en aluminio (algunos poseen una punta de acero para el pico) con un regatón mínimo e incluso constituido por el mismo mango en forma de corte biselado; a priori se podría decir que sería el ideal pero hay que matizar que sólo son aptos para nieves duras, que no es lo mismo que Muy duras, no hay cosa peor que ver tu piolo doblado en una pala durita.

·         Piolet Clásico: Es el más habitual y uno de los más presentes dentro  del colectivo de montaña, todos los modelos pertenecen a la categoría B y su diseño recuerda en gran medida a los  piolets originales, sus tallas van de 50 a 80 cm y no suelen llevar  taladro en el regatón; como tampoco poseen una gran pegada  solo son recomendables para zonas de pendientes medias y nieves no heladas, los terrenos de roca tampoco  les favorece.



·         Piolet de Ascensión/Alta Montaña: Esta categoría es la más versátil y uno de los más aptos para la montaña con un  amplio margen de uso, a priori es el que deberíamos escoger para movernos por montaña, dado que que es el que mayor seguridad nos aporta en terrenos “normales”. Pero ¿Qué tienen estos piolets que no tengan los otros? La verdad es que muchas cosas y casi todas buenas, para empezar su peso es similar al de un piolet clásico, está disponible en tallas  desde 45 a 70 cm, su regatón es más agresivo, el mango esta curvado para favorecer una buena pegada con ayuda de una hoja más fuerte y con diseño más elevado; todo esto lo  convierte en una herramienta apta para su uso en  Hielo y zonas de mixto. Si todo esto no resulta suficiente, su gran ventaja radica en la seguridad que transmite en casi todos los terrenos, no es lo mejor para una escalada comprometida pero si suficiente para solventar un pasaje complicado.

Pero una vez que tenemos vistos los  distintos  tipos nos queda el tema de elegir cual; hay una cosa que debemos tener claro a día de hoy lo más sensato es disponer de más de un tipo, si lo nuestro es un poco de todo deberemos escoger algún modelo avanzado y otro todo terreno; teniendo en cuenta algunos aspectos:

·         Regatón: debe ser agresivo  con al menos  4 cm de largo sobre el final del mango. La presencia de un taladro que permita el uso de un mosquetón convencional es otro aspecto importante.
·         Mango: salvo los ultra técnicos, deber  estar alineado  con el regatón sin base que impida su función, la ligera curvatura en la parte de la cruz favorece  la pegada.
·         Cruz: sin más que disponer de  un taladro que permita el uso de mosquetón o el paso de una cinta.
·         Pala: ancha  y que sea útil para tallar y trabajar la nieve.
·         Hoja: es lo que más cambia según el uso, pero debe tener una curvatura que favorezca el anclaje.
·         Categoría: a todas luces, si lo nuestro es algo más que un paseo  debemos escoger aquellos de categoría T.
·         Talla: si los modelos presentan opciones, debemos escoger la nuestra; agarremos el piolet por la cruz con el brazo extendido y el regatón nos deberá llegar al tobillo.

Una vez visto todo, la última decisión es nuestra y acertar o equivocarnos es algo que dependerá mucho de lo que busquemos, pero si dudamos lo ideal sería escoger un piolet de Ascensión.

*Italia es el único lugar donde el Piolet se conoce por otro nombre: Picozza




Manuel Suarez



martes, 27 de diciembre de 2016

Comparativa Arvas

Aquí os dejo una tabla comparativa de los ARVAS disponibles en el mercado en la actualidad, realizada por DVA (Club Alpino Alemán) es más que interesante, aquellos que deseeís el estudio completo, solo tenéis que pedirlo.


Acertar con los Crampones

Hoy nadie discute que los crampones son una parte indispensable del equipamiento invernal, aunque al principio no era así y no es hasta 1909 cuando Oskar Eckenstein  diseña el primer crampón de 10 puntas y  se lo da  Henry Grivel para que se lo fabricara, desde entonces este material nos ha acompañado en todo tipo de ascensiones y escaladas en nieve/hielo.


La evolución del crampón ha sido imparable y poco queda de  su diseño original, al igual que ha pasado con otros materiales su evolución ha pasado por la especialización con lo que en el mercado nos podemos encontrar infinidad de modelos  aparentemente todos muy similares que pueden producir cierta confusión entre los usuarios.

Por todo esto es conveniente hacer una breve descripción de  los tipos y características de cada uno de ellos.

Si nos apoyamos en las propias definiciones de los fabricantes y mi criterio personal, podemos agruparlos en.

Marcha: suelen tener 10-12 puntas son flexibles y contar con fijaciones aptas  todo tipo de calzado.

Ligeros Travesía: su material base suele ser el Aluminio con lo que su peso es muy reducido y su campo de acción son las travesías con esquís y nieves duras, resulta peligrosos en terrenos de nieve helada, mixtos.

Técnicos: suelen ser de 12 puntas de acero o aleaciones duras con unas puntas largas y potentes, son semirrígidos y cuentan con varios tipos de sujeciones, son los modelos más polivalentes y su campo de trabajo son las ascensiones en Alta Montaña.

Alpinismo Técnico: de 12-14 puntas,  la mayoría son semirrígidos con las puntas delanteras con más ángulo de ataque, a diferencia de los anteriores están diseñados para mejorar su  trabajo en hielo y mixtos sin olvidar las pendientes de nieve.

Cascada/Mixto: son rígidos no tienen nada que ver con lo anterior, poseen una punta única central su diseño es exclusivamente para mixtos y hielo vertical, en terrenos medios su funcionamiento es precario.

Después de leer esto parece que la cosa esta clara y que no hay más que hacer que elegir el tipo de crampón en función del uso que le queramos dar, pero la verdad es que no es del todo cierto,  se nos olvida uno de los  puntos más importantes del crampón: La bota.

La bota es quizá hoy el elemento determinante a la hora de escoger un tipo de crampón, nadie debería comprar ningún crampón sin antes comprobar la compatibilidad de ambos materiales, no hay nada más peligroso que un crampón mal ajustado en una bota. Un crampón debe quedar perfectamente ajustado en una bota no sólo en la zona de puntera sino también en el talón.  

Otro aspecto a valorar es la rigidez de la bota, en una bota; si la bota es flexible el único  que trabajará correctamente es el crampón flexible y si la bota es semirrígida pues sería el semirrígido; otro caso son las botas rígidas que permiten el uso de semis y rígidos.

Por último nos quedaría el tema de la sujeción del crampón donde encontramos tres tipos: correas, Semi automáticos y automáticos; respecto  a esto los de correas  aunque más versátiles su uso recomendado son las botas  flexibles, son más difíciles de ajustar  y trabajan mejor  con grandes torsiones del pie, los más  polivalentes son los semis aunque su pega es que necesitan de que la bote posea un rebaje en el talón que lo permita, son los más seguros y rápidos de colocar, los automáticos les pasa lo mismo en temas de ajuste que lo que comentábamos es necesario  comprobarlo previamente con la bota, el susto puede ser espectacular!!. Nos quedaría una última que combina el sistema automático y el semi, una fórmula interesante y segura para alpinismo técnico.


 Para terminar hay que hacer mención a que todos los crampones deben ser usados con antiboot y que necesitan un mínimo mantenimiento en función del material con el que estén fabricados, suele bastar con guardarlos secos después del uso.

Exponer todos los modelos sería muy largo, por ese motivo sólo incluyo  algunos tipos  modelos y la sujecciónes.